lunes, 22 de septiembre de 2008

Un día, la princesa decidió animarse, porque pensó que por fin había encontrado un príncipe que la iba a querer y a cuidar, estaba contenta con esta idea y no quiso ver mas alla de eso.
Pero una noche, la realidad le golpeo de lleno en la cara y descubrió que él que ella creía que era un príncipe era, en realidad, un malvado ogro que solo la estaba usando.
Muy decepcionada, la princesa, se dio cuenta que ya, casi, no hay príncipes, pero, sobran los ogros.....








Un día yo fui esa princesa, y me creí el cuento, pero cuando desperte y ví la realidad, me encontré con demasiado dolor. En algun momento, sé que ese dolor se va a trasformar y, también sé que voy a descubrir que los cuentos mágicos son para los chicos, que la realidad es muy distinta, y tal vez, en ese momento, pueda lograr algo verdadero y ser feliz.

3 comentarios:

Ljn.- dijo...

.



son estas experiencias las q nos
hacen crecer. Tomalo como un aprendizaje
y no llores por quien no lo merece!
tqmmmmmmmmm






.

Ale Renovada dijo...

excato, en la vida no importa cuantas veces nos caemos, lo importante es pararse y pararse bien

así que son experiencias que te hacen cada dia mas grande y te preparan para enfrentar la realidad... que dicho sea de paso, dista mucho de esos cuentos de hadas y princesas y principes encantadores.

ummm esto es la vida real

besos
Alejandra

... - Flor - ... dijo...

Deberíamos aprender a no embalarnos tanto de una, a tomar nuestro tiempo, a conocer a la otra persona antes de ponerle fichas... pero bueno, va contra nuestra naturaleza! jajaja

Coincido con Ljn, hay que tomar esto como aprendizaje, no como algo q nos encierre mas en una burbuja


Te amo